El cuento / Proyecto

Después de que Galgui (el anterior cuento) saliera a la luz gracias a centenares de mecenas, quería escribir una historia sobre animales que no están cerca de nosotros en el día a día, pero que también son maltratados en otros sentidos. Y quería escribir sobre un niño que decide tomar cartas en el asunto después de entender qué necesitan esos animales.

Los niños lo saben. Los niños lo intuyen: los animales pertenecen a su hábitat natural, allí donde se encuentra su familia y tienen todo lo necesario para satisfacer su necesidad de esparcimiento y libertad. Cualquier otro lugar es una cárcel. Cualquier otro lugar no es su hogar. Con este cuento queremos recordar a los niños lo que ellos, en su interior, ya saben: que, si de verdad se quiere a un animal, hay que respetar su vida, su libertad y su dignidad.

Y los niños saben estas cosas porque la manera natural que, desde pequeños, tienen los niños de relacionarse con los animales es tratándolos como iguales. Tenemos que conseguir que esa empatía natural no se pierda.

Elefante en circo

Siempre he creído en el poder de las historias para inspirarnos y mejorar el mundo. Y estoy convencida de que el cambio a una sociedad más justa para todos comienza por los niños. Y lo más trascendental que nosotros, los adultos, podemos hacer por el futuro, es educar a los niños.

Si los niños son los primeros en comprometerse a erradicar el maltrato animal, porque sean capaces de valorar la vida de un animal como valoran la suya propia, tendremos adultos que educarán a otros niños en ese objetivo. Y cada vez – espero – seremos más personas las que nos colocaremos entre los animales y el mal en todos los lugares vacíos por los que estos caminen. Y ojalá lleguemos a erradicar todos esos lugares vacíos donde los animales no son felices.

También espero que los niños entiendan otra cosa muy importante para su vida: que hacer feliz a un animal te puede llegar a hacer muy feliz a ti mismo. ¿Y no es eso lo que buscamos los padres, hacer felices a nuestros hijos?.

CÓMO SURGE ESTE PROYECTO

Las motivaciones que me llevaron a la escritura de este cuento surgen de una excursión a un circo con animales que organizaron en el colegio de nuestros hijos. Y a la que me negué a que fueran. A través de una carta expliqué al Claustro de Profesores las razones que sustentaban esta decisión. Os invito a leer este post sobre dicha carta que Melisa Tuya escribió en su blog del 20Minutos, donde podréis leer la carta en su totalidad, y que os invito a compartir: Carta de una madre al colegio de su hijo por organizar una excursión a un circo con animales.

Tras esto decidí que tenía que explicarles a los niños por qué no era correcto ir a circos con animales si amabas a los animales. ¿Y cómo mejor que con un cuento?. Un cuento que les haría pensar antes de opinar.

Y una vez dí con el texto que me gustó, necesitaba un ilustrador y lo tuve muy claro: quería a Andrés Arcos, el ilustrador de Galgui, por supuesto, ¡que afortunadamente se sintió entusiasmado con el proyecto y dijo que sí!. Podréis disfrutar de unas ilustraciones maravillosas, llenas de significado, de expresividad, de color, de vida… Vuelvo a sentirme afortunada de que Andrés esté implicado en hacer este sueño realidad. Las palabras se me quedan cortas, pero podréis entenderme en cuanto tengáis el cuento en vuestras manos y veáis su trabajo.

Y si a Galgui le ayuda un niño llamado Diego (como nuestro hijo mayor, ¡casualidades de la vida!), a Elefante le ayuda un niño llamado Miguel (¡Anda, como nuestro hijo pequeño!, ¡más casualidades!). Y lo que tienen en común ambos niños (aparte de llamarse como nuestros hijos, ¡jeje!) es que ambos deciden actuar, deciden implicarse activamente en buscar el bienestar de sus amigos animales. Porque los quieren felices. Ojalá se nos dé tan bien educar a nuestros hijos en la realidad como soñamos hacerlo en la ficción.

Si quieres participar en la campaña de financiación del cuento para poder hacerlo realidad, sigue este enlace hasta Verkami  y si tienes alguna duda, puedes escribirla aquí debajo, en los comentarios o comunícate con nosotros a través de los iconos de redes sociales que puedes ver debajo.

Muchas gracias por vuestra atención, espero qu Elefante y Miguel se convierta en un precioso cuento que contar a vuestros seres pequeños más queridos.

Anuncios